jueves, marzo 16, 2006

 

Las profecías de Bastiat

En 1849, Frederic Bastiat escribió un ensayo titulado "Gobierno". Hace años presenté una versión abreviada del mismo. Considero que muchos de los argumentos que aparecen en ese ensayo son muy útiles para evaluar los compromisos electorales de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). En esta columna me he tomado la libertad de reproducir varios de los mensajes relevantes de Bastiat aplicándolos a AMLO y comprobar que su "nuevo modelo" no tiene nada de nuevo. Comencemos.

El Gobierno "tiene dos manos -una para recibir y la otra para dar; en otras palabras, tiene una mano dura y otra suave. La actividad de la segunda necesariamente está subordinada a la actividad de la primera. Estrictamente, el Gobierno puede agarrar y no distribuir. Esto es evidente, y puede explicarse por la naturaleza porosa y absorbente de sus manos, que siempre retienen una parte de lo que tocan. Pero el Gobierno nunca puede regresar al público más de lo que ha tomado de él".

No obstante esa realidad,... "el público tiene dos esperanzas, y el Gobierno hace dos promesas -muchos beneficios y no impuestos. Esperanzas y promesas que, al ser contradictorias, nunca podrán realizarse... Entre el Gobierno que hace promesas que son imposibles de cumplir y el público que concibe esperanzas que nunca podrán realizarse aparecen dos clases de hombres -los ambiciosos y los utópicos... (Como es el caso de AMLO)... Es suficiente que estos vasallos de la popularidad le griten a la gente 'Las autoridades los están engañando; si estuviéramos en su lugar, los llenaríamos a ustedes con beneficios y los exentaríamos de impuestos'. Y la gente cree, y la gente espera, y la gente cambia de gobernantes. Pero la contradicción siempre estará frente a él; si quiere ser filantrópico debe ver cómo lo fondea; pero si descuida el fondeo, debe abstenerse de ser filantrópico".

"Hemos arribado a este punto en Francia (México), en febrero de 1849 (marzo 2006). En este tiempo la ilusión, que es el objeto de este artículo, ha penetrado mucho más que en otros periodos en las ideas de los franceses (mexicanos), en conexión con las doctrinas socialistas. Ellos esperan, más firmemente que nunca, que el Gobierno (AMLO), bajo una forma republicana, abrirá con gran estilo las fuentes de los beneficios y cerrará las de la tributación".

"Lean el último manifiesto (los 50 compromisos de AMLO) de uno de los partidos políticos -que emitieron en la elección del Presidente. Es muy largo, pero concluye con estas palabras: 'El Gobierno debe dar mucho a la gente y tomar poco de ella'. Siempre son las mismas tácticas, o dicho de otra forma, el mismo error".

Los compromisos de AMLO se asemejan bastante a lo que escribió Bastiat hace más de 150 años. En su ensayo nos dice que las promesas del partido político consistían en que "El Gobierno está obligado a dar educación gratuita a todos los ciudadanos (compromisos 9, 10 y 11)";... "a colocar al alcance de todos las artes y la literatura, el patrimonio del saber, los tesoros de la mente y todos esos placeres intelectuales que elevan y fortalecen el alma (compromisos 13, 14, 15 y 16)";... "(está obligado a) atender las relaciones del capital y trabajo, y ser el regulador del crédito (compromiso 42)";... "proporcionar apoyos importantes y protección eficiente a la agricultura (compromiso 17)";... "comprar ferrocarriles, canales y minas; y sin duda, negociar sus asuntos con la capacidad industrial que lo caracteriza (compromisos 22 y 29)";... "(está obligado) a fomentar los experimentos útiles, promover y apoyarlos por cualquier medio que los pueda hacer exitosos (compromisos 12). Como regulador del crédito ejercerá tan amplia influencia sobre las asociaciones industriales y agrícolas hasta que asegure hacerlas exitosas (compromisos 17, 18 y 24)".

No cabe duda, por tanto, que "la gentil mano del Gobierno -esa buena mano que da y distribuye, estará muy ocupada bajo el Gobierno de los reformistas (AMLO). Usted piensa, quizá, que será lo mismo con la mano áspera -esa mano que se clava en nuestros bolsillos. No se engañe. Los que buscan la popularidad no conocerían su oficio, si no tuvieran el arte, cuando muestran la mano suave, de esconder la dura. Su reinado será seguramente el júbilo de los contribuyentes. 'Son las cosas superfluas y no las necesarias' ellos dicen, 'las que deben ser gravadas'. Ciertamente será una buena época cuando Hacienda, con el propósito de llenarnos de beneficios, se conforme con reducir nuestras banalidades".

"Para dar más detalles, aquellos que firman el programa dicen que desean la abolición inmediata de aquellos impuestos que afectan los bienes básicos (no al IVA en alimentos y medicinas, compromisos 40 y 41). Estos señores han encontrado el secreto de darle una actividad excesiva a la mano gentil del Gobierno, mientras que al mismo tiempo paralizan completamente su mano dura"."

La contradicción mayor es pensar que es posible 'darle nada al Gobierno y recibir mucho de él'. Ciudadanos, en todos los tiempos, dos sistemas políticos han existido y cada uno puede mantenerse por buenas razones. De acuerdo a uno de ellos, el Gobierno debe hacer mucho, pero entonces debe tomar mucho. De acuerdo al otro, esta doble actividad debe sentirse poco. Debemos escoger entre estos dos sistemas. Pero respecto al tercer sistema, que se aleja de los otros dos, y que consiste en obtener todo del Gobierno, sin darle cosa alguna, es quimérico, absurdo, contradictorio y peligroso. Aquellos que lo promueven (AMLO), por el solo placer de acusar de débil al Gobierno en turno y exponerlo a vuestros ataques, están adulándolos y engañándolos".

Las próximas semanas comentaré con más detalle el "nuevo modelo" de AMLO.

Salvador Kalifa es doctor en economía y consultor económico y financiero.
Su e-mail es: salvadorkalifa@prodigy.net.mx
Publicado por El Norte el 15 de marzo 2006

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?