jueves, febrero 23, 2006

 

50 COMPROMISOS DE AMLO, QUINTA PARTE

Continuamos con este ejercicio que iniciamos hace un mes. Andrés Manuel López Obrador sólo se ha dedicado a prometer cosas que no podrá cumplir. Y si intenta cumplirlas tendría que endeudar al país, como lo hizo con el DF. Y éstos 50 puntos no son los únicos, en cada ciudad que visita se compromete con otros tantos más específicos para ese estado o ciudad. ¿De dónde sacará todo ese dinero? Dice que no hará una reforma fiscal, que no se requiere. Afirma que le dará más recursos a PEMEX para que invierta, lo que disminuiría el dinero que la Federación recibe de la paraestatal. Ha dicho también que no se requiere una reforma al sistema de pensiones del IMSS, del ISSSTE y de otras paraestatales, lo que significa que cada año el Gobierno Federal tendrá que destinar más dinero para esos sistemas sin fondo. No sé si a usted le preocupe o no que alguien como AMLO llegue al poder, pero a mi si. Sigamos con el análisis:

“33.- Respetaremos la libertad de expresión y credo religioso. Estamos a favor del diálogo, la tolerancia, la pluralidad, la equidad, la diversidad, la transparencia y los derechos humanos.”

“Explicación no pedida, culpa manifiesta”, dice el refrán. ¿Por qué tiene AMLO que comprometerse explícitamente a que respetará la libertad de expresión y el credo religioso? ¿Por qué tiene que afirmar que esta “a favor del diálogo, la tolerancia, la pluralidad, la equidad, la diversidad, la transparencia y los derechos humanos”? Las respuestas a estas preguntas las podemos encontrar en su comportamiento en Tabasco, cuando tomó pozos petroleros y bloqueó carreteras. También la podemos encontrar en su desempeño como Jefe de Gobierno del DF, donde hubo poco, por no decir nulo, diálogo con otras fuerzas políticas, sobre todo en la segunda mitad de su periodo cuando el PRD tenía mayoría absoluta en la Asamblea Legislativa del DF. ¿O qué me dicen de la nula transparencia en el gobierno del DF? No podremos saber el detalle de las licitaciones del segundo piso del periférico hasta el 2012, justo cuando el pudiera estar terminando su sexenio como presidente. O simplemente escuchemos el discurso intolerante, conflictivo, de lucha de clases, con el cual se ha posicionado en esta campaña.

“34.- Garantizaremos la tranquilidad y la seguridad pública. El combate a la delincuencia es mucho más que un asunto de policías y ladrones. La solución de fondo la más eficaz y probablemente la menos cara- pasa por combatir el desempleo, la pobreza, la desintegración familiar, la pérdida de valores y la ausencia de alternativas. Pero no basta con impulsar el desarrollo social. Hay que desterrar la corrupción en los cuerpos policiacos, trabajar coordinadamente en todos los niveles de gobierno y actuar con inteligencia, profesionalismo, firmeza y perseverancia.”

Promete que garantizará la tranquilidad y la seguridad públicas. ¿Lo hizo en el DF? Yo todavía no comprendo cómo los capitalinos, en su gran mayoría, votarán por AMLO (así lo muestran las encuestas), pero si se les pregunta esas mismas personas si hubo mejora en cuanto a seguridad pública en los últimos 5 años la gran mayoría dice que no, que la ciudad esta peor en ese aspecto. Por cierto, hay innumerables estudios sociológicos, criminológicos, históricos, que demuestran que la pobreza no es la principal causa de la inseguridad. De hecho Giulani, el ex alcalde de Nueva York, no redujo los índices de criminalidad con más empleo, lo que aplicó fue mano dura, cero tolerancia. Y recordemos que AMLO y un grupo de “empresarios” le pagaron una millonada a Giulani para que los “asesorara”. ¿Alguien ha visto algún reporte con los resultados de esa asesoría? Lo bueno es que, aparentemente, no fueron recursos públicos, pero ¿cómo saberlo si hay múltiples obras en el DF que no pueden ser auditadas pues el GDF las clasificó como confidenciales? ¿Acaso creen que Ahumada fue el único empresario beneficiado con obras que no se hicieron o se hicieron con sobreprecio en el DF? Para reducir la delincuencia lo que se requiere es aplicar la ley, tal cual, sin distingos. La impunidad es lo que dispara los índices de criminalidad. Muchos delincuentes, sobre todo los capos del narcotráfico, los secuestradores, los contrabandistas, los estafadores, los asalta bancos, son gente de clase media y hasta alta. La pobreza no los arrojó al crimen, fue el dinero fácil y rápido, y la seguridad de que no los atraparán. ¿Cómo confiar que alguien que prefiere “no meterse con los usos y costumbres del pueblo” va a aplicar la ley?

“35.- Fortaleceremos a las Fuerzas Armadas como institución fundamental para garantizar la integridad del territorio y la defensa de la soberanía. No utilizaremos al Ejército para resolver conflictos de origen social: nunca más una masacre para reprimir demandas de libertad y de justicia.”

Fortalecer, ¿más dinero? ¿Más poder y atribuciones? Por otro lado ¿cuándo fue la última vez que se usó al ejército para resolver conflictos de origen social? Desde los 70’s que no se usa para esos asuntos. Por cierto, el plan de gobierno, las políticas que AMLO quiere implementar se parecen mucho a las que implementaron Echeverría y López Portillo en los 70’s, precisamente cuando al gobierno se usaba para esos asuntos. Y si, el ejército se usó en los 90’s y todavía se usa para combatir a los guerrilleros, como el EZLN, pero eso forma parte de sus obligaciones. De acuerdo a la Constitución, nuestra Ley suprema, sólo existe un ejército mexicano, no puede haber otros grupos armados en el territorio.

“36.- Mantendremos una relación de respeto con todos los pueblos y gobiernos del mundo. Haremos valer los principios de no intervención, autodeterminación de los pueblos y solución pacífica de los conflictos.”

La doctrina Estrada. Para muchos eso es lo correcto. Yo, en lo personal, no lo creo así. Esa doctrina funcionó durante décadas, cuando la Guerra Fría existía. No podíamos ponernos en contra de ninguna de las dos superpotencias, nos podría ir muy mal. Además, esa doctrina Estrada ayudó a los gobiernos priístas. Ellos no se metían con nadie y así nadie criticaba la falta de democracia y garantías individuales en nuestro país. Pero el mundo ya cambió, la geopolítica es completamente distinta hoy a hace 20 o 30 años. Si queremos llegar a ser un país de primer mundo, debemos empezar a comportarnos como uno, en todos los aspectos.

“37.- Buscaremos que la relación con Estados Unidos y Canadá vaya más allá del Tratado de Libre Comercio e incluya la cooperación para el desarrollo. En la agenda con el gobierno de Estados Unidos, el tema principal será la migración y los derechos humanos y laborales de los mexicanos que, por necesidad, cruzan la frontera para trabajar en Estados Unidos.”

¿Dónde he escuchado esto antes? Si, claro, es lo que Fox quiso hacer durante los últimos 5 años. Y que no pudo. ¿Creen que los gringos si le harán caso a AMLO, siendo un gobierno con discurso anti capitalista? Un gobierno que seguramente tendería lazos muy fuertes con Cuba, Venezuela y Bolivia, quienes hoy tiene pleito abierto y declarado con el imperio? Los Estados Unidos es nuestro principal cliente comercial. Sus empresas trasnacionales generan cientos de miles, si no es que millones, de empleos en nuestro territorio. Compartimos una frontera común de más de 3000 kilómetros. Nos unen muchos lazos en común. Simplemente no podemos, no debemos ponernos de malas con ellos. Los mexicanos tradicionalmente siempre hemos sido anti yanquis, no en balde, pues nos quitaron la mitad de nuestro territorio y siempre han estado sobre nosotros. Pero debemos actuar con la cabeza y no con las tripas. El pasado ya no lo podemos cambiar, pero el futuro si. ¿Sinceramente cree usted, estimado(a) lector(a) que AMLO mejoraría la relación con nuestro cliente principal?

“38.- Aplicaremos una política de austeridad que reduzca, en beneficio de la sociedad, el altísimo costo del aparato burocrático. Se reducirá a la mitad el sueldo del Presidente de la República y ningún otro funcionario del Poder Ejecutivo recibirá una percepción mayor. El Presidente vivirá y despachará en Palacio Nacional, y la actual residencia oficial de Los Pinos pasará a formar parte del Bosque de Chapultepec. Asimismo, sin afectar a los trabajadores de base o sindicalizados, ajustando las estructuras de mando, terminando con el derroche y los privilegios lograremos, a partir del primer año, ahorros por 100 mil millones de pesos que se destinarán a la atención de las necesidades básicas del país.”

Esta es una de las más grandes mentiras de AMLO entre todas sus propuestas. Reduciendo el sueldo a los altos funcionarios federales, desde el Presidente hasta el nivel de subdirectores y jefes de área no ahorrará 100 mil millones de pesos. Se han hecho estudios serios, pues ésta “idea” AMLO la expresó hace muchos meses, y esa reducción en salarios andaría del orden de 5 mil millones de pesos al año. Aunque sus sueldos en lo individual son altos, la gran mayoría del presupuesto federal se va con los trabajadores de base, con los sindicalizados, y con los pensionados y jubilados. Son más de 2 millones de burócratas federales, sin una reducción significativa en toda esa “manteca” burocrática no habrá forma de obtener los ahorros que el afirma que habría.

Por otro lado, reducir los sueldos de los altos servidores públicos sólo logrará que nadie quiera trabajar ahí. ¿Alguien querría ser Procurador de la República, el encargado de combatir a los criminales más peligrosos del país, ganando un sueldo de 60 mil pesos al mes? ¿Y qué me dicen de todos los generales en el Ejército y la Armada? Y bajar el sueldo a los altos funcionarios obligará a mover todo el tabulador, es mentira que sólo se afecte a los de arriba, tendría que ajustarse todo hacia abajo. Pura demagogia.

“39.- Combatiremos a fondo la corrupción, la impunidad y el tráfico de influencias. Combatir la corrupción es un imperativo moral y, además, un instrumento para liberar y aprovechar una fuente abundante de recursos para el desarrollo.”

¿Cómo lo hizo en el DF? ¿No era tráfico de influencias lo que Ahumada hacia con Bejarano? ¿No fue corrupción lo de Ponce? El GDF bajo el mando de AMLO se llenó de corruptos, ¿cómo creerle que en la Presidencia si tendrá sólo gente honesta? Ahora en su campaña ha intentado alejarse del bejaranismo, pero se ha rodeado de salinistas. Lo he dicho varias veces en anteriores oportunidades, sólo hay de dos sopas, o AMLO fue cómplice de las corruptelas de Bejarano y Ponce, o es un inepto, un inútil por no haberse dado cuenta de lo que ocurría debajo de su nariz. En cualquiera de las dos opciones, habla pésimo de él.

“40.- Mejoraremos la recaudación fiscal. No aumentarán los impuestos en términos reales ni habrán nuevas contribuciones. No se cobrará el IVA en medicamentos y alimentos. Enfrentaremos la evasión fiscal que alcanza más del 50 por ciento.”

Una de las principales razones de la evasión fiscal es la complejidad del sistema. Tiene tantos agujeros, tantas exenciones y excepciones que pagar pocos impuestos, de manera legal, es fácil, con buenos abogados y contadores. Para reducir la evasión primero hay que reformar el sistema fiscal, simplificarlo. Para ello se tiene que cobrar el IVA en alimentos y medicinas, pues por ahí muchas empresas evaden impuestos. El propio AMLO en su explicación acepta que la complejidad del sistema es una causa. Sin embargo se contradice pues no propone una reforma fiscal integral. No puede haber una simplificación si se mantiene un IVA con exenciones y excepciones.

Pero supongamos que lograse aumentar la recaudación, dicho incremento requería al menos un par de años para consolidarse y rendir frutos, quizá más tiempo. AMLO no tendría muchos recursos en sus primeros años de gobierno para cumplir lo que esta prometiendo. Y lo que está prometiendo es mucho, pero mucho más que 100 mil millones de pesos al año. Se baja el cero y no contiene. Me preocupa. ¿Y a usted?

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?