martes, enero 28, 2014

 

¿Irá a bajar la luz?

"Ven, acércate. Acércate más. Para que veas dos de los efectos más grandes que se van a lograr con la Reforma Energética. Uno, que baje tu recibo de luz...".

Promesas de uno de los muchos actores que contrató Peña para vendernos esta reforma. Para explicar los buenos deseos, que mejor que recurrir a otro spot: "con más gas, tus recibos llegarán más baratos".

La clave, producir más gas. Mmmm, cierto en parte. Porque si la CFE es ineficiente, producir más gas podría no ser suficiente.

Decidí ponerme la cachucha de un Sherlock Holmes contable para comparar los costos de CFE con los de una compañía americana.

Puse manos a la obra. Elegí a una de las compañía eléctricas más grandes de Estados Unidos (EU), la californiana Pacific Gas & Electric (PG&E), que sirve a más de 15 millones de usuarios e ingresó 15 mil millones de dólares en 2012.

Obtuve los estados de resultados de ambas empresas, afiné el lápiz y alisté la calculadora para ver si bajará la luz, y...

¡Ni idea!

Así desglosa sus resultados la CFE (miles de millones de pesos):
 

VENTAS:

$311

COSTOS:

Explotación:

$235

Depreciación:

$35

Administración:

$7

Pensiones:

$45

PÉRDIDA OPERATIVA:

$11


Y ya. Después de estos conceptos vienen rollos contables inentendibles relacionados con impuestos e "insuficiencias tarifarias".

En contraste, en el sitio de PG&E está la forma 10K que tiene mucho más detalle. Aunque falta un desglose de costos, sí pude por ejemplo conocer que:
 
"80 por ciento de sus ingresos provienen de electricidad y el resto de la venta de gas.

"El negocio del gas tiene un mejor margen bruto que el de la luz: 72 vs. 65 por ciento.

"Los costos operativos y de mantenimiento representan el 40 por ciento de los ingresos.

Son 292 páginas de tablas, análisis e interpretaciones en las que se puede saber que el costo promedio del gas que vendieron a clientes fue de 2.91 dólares por mil pies cúbicos, que el 48 por ciento de las ventas de electricidad fueron de energía comprada a terceros o que el costo promedio de la luz comprada fue 8 centavos de dólar por kilowatt/hora.

Datos que ayudan a un inversionista a formar una idea de la salud financiera y operativa de PG&E.

Le pregunto, ¿con seis conceptos puede un accionista de la CFE evaluar su salud?

Porque -querido lector- usted y yo somos accionistas de la CFE.

Quizá funcionarios de gobierno me dirían: espérate, Meléndez, porque la CFE es una empresa pública. No compares peras con manzanas. Todas las empresas públicas dan menos información. ¡Mentiras!

Tomemos a la compañía generadora de electricidad pública más grande de EU: Tennessee Valley Authority. ¿Sabe que encontré en su sitio? Adivinó: una forma 10K igualita a la de PG&E. ¡496 páginas llenas de información útil de esta entidad pública!

Lo peor es que los "accionistas" de empresas públicas deberíamos tener más derechos en transparencia y rendición de cuentas. Finalmente, el que invierte su plata en PG&E lo hace porque quiere, mientras que a nosotros nos endilgaron a la CFE, ¿o no?

Regresemos a los resultados de "nuestra" empresa. Aún con los poquitos conceptos que se dignan a darnos, queda clarito que la CFE tiene un problemón: las pensiones.

Un 14.5 por ciento de sus ingresos se fueron a pensiones. Para que se dé una idea de lo grave del asunto: PG&E pagó sólo 4.5%.

Aparte, la empresa norteamericana tiene bien fondeaditas sus jubilaciones. Su fondo de pensiones cuenta con activos por más de 12 mil millones de dólares y goza de excelente salud. En el 2012 generó casi mil 500 millones de dólares de intereses y apenas pagó 622 millones a los pensionados. Tuvo superávit.

¡Qué envidia! La CFE en cambio tiene un pasivo laboral que supera los 450 mil millones de pesos: ¡1.4 veces sus ingresos!

No le sacaré la vuelta a la pregunta inicial: ¿bajará la luz? Aunque el que escondan información financiera no ayuda a responderla, le aseguro que no bajará. Será una promesa incumplida más, debido a que:
 
1. Ningún sindicato gubernamental suelta prenda. La CFE no bajará costos.
2. El mismo gobierno admite que en el mejor de los casos la inversión privada en el sector energético se dará hasta el 2016.
3. Estas inversiones tienen horizontes de años: pasará muuucho tiempo para que suba la oferta de gas.

Mientras tanto, tendremos que seguir conformándonos con ser accionistas de cuarta de una empresa de quinta. Qué lástima.

 
 
En pocas palabras...
"La exactitud es la gemela de la honestidad. La inexactitud, de la deshonestidad". Nathaniel Hawthorne, novelista norteamericano.
 
Jorge Meléndez 
benchmark@elnorte.com
Twitter: @jorgemelendez
 


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?