domingo, marzo 25, 2018

 

No hay opción de izquierda

Zedryk Raziel, Reforma

Cd. de México (25 marzo 2018).- A poco más de tres meses de los comicios más grandes de la historia democrática del país, Roger Bartra sostiene que en el escenario político no existe una propuesta electoral de izquierda.

 

El antropólogo y sociólogo de 75 años afirma que los ciudadanos sólo podrán elegir el 1 de julio entre tres variantes de la derecha. Lo que resulta alarmante para alguien como él, ex militante del Partido Comunista Mexicano (PCM) y del Partido Socialista Unificado de México (PSUM), hijo de dos exiliados de la dictadura franquista.

 

Bartra explica su pesimismo: José Antonio Meade y Ricardo Anaya -diagnostica- abanderan una derecha tecnocrática, mientras que Andrés Manuel López Obrador promueve un populismo conservador con influencias hasta religiosas. No sólo eso, precisa: "es posiblemente el líder político más a la derecha en estos momentos".

 

"Soy bastante pesimista en cuanto a que el panorama está dominado por la derecha y eso es algo que me tiene descontento", afirma.

 

"Lo que no sabemos es cuál de las tres opciones de derecha va a seguir el país, y eso, como persona de izquierda, me parece lamentable: es lamentable que no haya una opción de izquierda. No la hay. Entonces, habrá que elegir entre tres variantes de la derecha, con algunos toques de izquierda en algunas de ellas. Mi pesimismo es grande".

 

Ex director de la revista El Machete, que testimonió el declive del comunismo, Bartra advierte de la trampa que implica la merma de la izquierda en un país democrático. ¿Ejemplos?: Rusia y China, pero para qué ir tan lejos. Ésas son dictaduras.

 

"La presencia de la izquierda es tremendamente importante para fortalecer la democracia, para inyectarle energía, nuevos retos y ocasionalmente nuevas ideas, así que, el que se marchite la izquierda en nuestro país, es para alarmarse.

 

"Yo resiento mucho esta situación crítica de la izquierda y este peligro serio de extinción, de que quede ahogada por la derecha hegemónica en sus diferentes expresiones; eso sería un desenlace muy negativo para la democracia mexicana", asienta.

 

En la sala de su casa de Coyoacán, Bartra tiene frente a sí su libro más reciente, La democracia fragmentada (Debolsillo, 2018), en el que describe la ruptura al interior de la izquierda y la derecha como una tensión entre pasado y presente, entre nacionalismo revolucionario y liberalismo, entre autoritarismo y democracia, entre dogma y pensamiento.

 

Afirma que el PRI, al que define como "el gran partido de la corrupción", está atenazado entre una tendencia tecnocrática, representada por el grupo de Luis Videgaray y José Antonio Meade, y la base social que lo respalda: conservadora y tradicional, en su mayoría rural.

 

Aunque sostiene que la fuerza de esa base social es cada vez más débil, advierte que puede fungir como una corriente restauradora del viejo régimen, como ocurrió en 2012, el año en que el PRI regresó al poder.

 

"Es el peligro de la restauración. Como el priismo es una cultura profundamente enraizada en la sociedad mexicana, el retorno del PRI significó que no había muerto esa veta nacionalista revolucionaria y que había fuerzas muy grandes que trataban de restaurar el antiguo sistema, y Peña Nieto cobijó estas tendencias que fueron importantes durante este sexenio", afirma.

 

La paradoja, precisa el académico, es que, este año, ese empuje restaurador puede venir no con Meade, a quien califica como "el candidato más gelatinoso", sino con López Obrador, cuyo liberalismo es un mito.

 

"Desgraciadamente no viene del PRI, sino de Morena, el peligro de que se convierta en un 'Movimiento de Restauración Nacional'", resume.

 

"El liberalismo de López Obrador es un mito que él toma por su adoración a la figura de Juárez, pero en realidad el ideario nacionalista revolucionario en el que más se apoya es el ideario del PRI de los años sesentas y setentas, el PRI de Echeverría, López Portillo, Díaz Ordaz, López Mateos.

 

"Es una tradición política estatista, que tiene muy pocas raíces en el tradicional liberalismo mexicano; así que ese retorno al nacionalismo revolucionario, a la exaltación de esos modelos económicos completamente viejos y caducos de los años setentas, no es una posición liberal", asienta.

 

De Anaya, Bartra afirma que está en pugna con los grupos conservadores del panismo, como el calderonismo, pues el candidato ha delineado su inclinación liberal.

 

"Anaya es el típico representante de la derecha liberal, con inclinaciones tecnocráticas, que ha estado alojada tanto en el PAN como en el PRI; son sectores de derecha moderna que quieren deshacerse de las tradiciones conservadoras tradicionales, muy arraigadas dentro del PAN, y que enfatizan un pensamiento de carácter liberal, y por eso han sido muy criticadas y han generado muchas tensiones. Dentro del PAN no es fácil llamarse abiertamente liberal", indica.

Izquierda infrarrealista

 

La sociedad mexicana es contradictoria, dice Bartra. "Es como un mar con muchos oleajes". Existen en ella movimientos de derecha y de izquierda, aunque no existan los partidos que los representen.

 

"Bajo condiciones democráticas, una de las características de la ciudadanía es justamente que está dividida y que está cruzada de corrientes muy diferentes, que no forzosamente corresponden, sobre todo en las democracias poco maduras como la mexicana, con las expresiones que cristalizan en partidos políticos, porque no han tenido tiempo realmente de madurar en el interior de la ciudadanía", propone.

 

El antropólogo, que impugnó en La jaula de la melancolía (2012) que exista "lo mexicano" como una esencia nacional, ha hallado una ciudadanía conservadora y apática, tolerante de la corrupción y ajena a la idea de democracia.

 

"Hay un desprecio a la democracia, un predominio de tradiciones autoritarias profundamente enraizadas después de tantos decenios de gobiernos priistas; eso ha acabado formando una cultura política antidemocrática, que es la base del autoritarismo, del caciquismo, de la corrupción. La corrupción no solamente está arriba: está en todos los polos de la sociedad mexicana y es, por supuesto, otra expresión escandalosa de la falta de democracia", señala.

 

En el espacio social, prosigue Bartra, también habita una izquierda que denomina "infrarrealista". Y sí: piensa en Roberto Bolaño y en Mario Santiago Papasquiaro, padrinos del grupo de jóvenes poetas iconoclastas de los setentas, adversarios de Octavio Paz, tótem de la cultura oficial, a quien uno de los 'infras' de Los detectives salvajes soñó con secuestrar.

 

"Fueron muy rebeldes, muy rijosos, muy interesantes. No dieron una gran literatura tal vez, pero fueron un fenómeno crítico interesante", concede el autor, hijo de un poeta y una narradora, Agustí Bartra y Anna Murià.

 

"Yo utilizo ese término -ellos se bautizaron a sí mismos como infrarrealistas- para referirme a esa izquierda en general radical, extremista, un poco rijosa, a veces con tintes dogmáticos, ya sea de origen estalinista, marxista-leninista o maoísta, es multicolor.

 

"Es infrarrealista porque camina por debajo de la realidad, no la acaba de reconocer, quiere minarla, tal vez; es tremendamente variada: es una izquierda que va de los neozapatistas a los estudiantes de Ayotzinapa, que en algunos casos se inclinan por movimientos guerrilleros, alternativas violentas y armadas a la crisis actual; hay de todo, están presentes sectores radicalizados de la CNTE, es un mosaico impresionante y multicolor, está presente en todos los polos de la sociedad", afirma.

Tradición antipriista

Bartra expone que en la sociedad existe también una "tradición antipriista", que surgió tímidamente desde que el tricolor era un partido hegemónico y adquirió vigor gracias a las libertades de la transición democrática del siglo XXI.

 

"Existe una antigua tradición antipriista que, antes de ser llamada antipriista, era antisistémica, contra el sistema autoritario", sostiene.

 

"Hay que decir que el PRI, que parece antiguo, propiamente como partido se tuvo que forjar cuando perdió las elecciones en el año 2000, y perdió las siguientes también porque todavía no llegaba a conformarse como un partido más o menos normal y moderno; el PRI había sido tradicionalmente una especie de aparato electoral del Estado, no tenía una conformación propiamente".

 

Bartra describe que la hegemonía autoritaria del PRI no fue unívoca, sino que propició el nacimiento de una resistencia ciudadana que, en contextos electorales, como en el 2000 y en el 2006, se ha volcado hacia opciones de izquierda o de derecha.

 

"Lo que hoy llamamos priismo era ese nacionalismo revolucionario que ilustraba al gobierno autoritario, y eso generó una gran resistencia; no era, posiblemente, mayoritaria, pero esa actitud antisistema, y que después fue claramente antipriista, se desarrolló mucho a lo largo del siglo XXI, lo que llevamos de democracia.

 

"Es un factor importante que también matiza a la ciudadanía mexicana. Ese antipriismo puede a veces ser de izquierda o de derecha, pero existe, y justamente yo creo que es el que puede inclinar la balanza hacia uno u otro candidato", asienta.

 

En la elección de 2006, que marcó el desplome del tricolor al tercer lugar, el voto antipriista se inclinó, casi a partes iguales, por la izquierda y por la derecha representadas en el PRD de López Obrador y el PAN de Felipe Calderón.

 

Para el próximo 1 de julio, Bartra estima que ese voto puede golpear de nuevo al PRI que, encima de todo, postuló a un candidato sin liderazgo.

 

"Es una paradoja que la tecnocracia priista de derecha se haya inclinado por el candidato más gelatinoso que había, no tenían muchas opciones, pero no llega a ser dirigente político, fue un funcionario más o menos hábil, un tecnócrata con ciertas habilidades, y que está haciendo un pésimo papel en la política.

 

"Está expresando bien la debilidad del PRI como efecto del mal gobierno de Peña Nieto, de su corrupción. El PRI sigue siendo el gran partido de la corrupción. Eso no lo puede remediar un candidato tecnócrata de bajo perfil", espeta.

'Me han llamado traidor'

En la estrecha bodega donde guarda decenas de ejemplares nuevos de sus libros, Bartra posa para las fotos.

 

-¿Por qué cree que sus malquerientes dicen que usted es un converso? -se le pregunta.

 

Él se ríe y aclara:

 

-Se usa una palabra mucho más fuerte, que es traidor. ¿Converso a qué?

 

-A la derecha.

 

Con un ejemplar de La democracia fragmentada en la mano, replica:

 

-Este tomo prueba que eso no es cierto. Aquí hay unas críticas fuertísimas a la derecha. Y lo que estoy criticando de la izquierda es su lado reaccionario. Hay una izquierda reaccionaria.

 

Bartra argumenta su temor a los tiempos de la censura y la persecución política que vivió su generación bajo el régimen del PRI y que vivió la generación de sus padres tras la Guerra Civil española.

 

"Ustedes son jóvenes, no les ha tocado vivir eso, pero a mí sí, y créanme, esta democracia que estamos viviendo ahora es muy precaria, funciona muy mal, pero es mil veces mejor que lo que vivíamos en los años sesentas y setentas, pero mucho mejor.

 

"Vivir bajo un régimen dictatorial, autoritario, era verdaderamente insufrible, eso es difícil de valorar si no se ha vivido esa falta de libertad. Uno no podía escribir en esa época lo que uno quisiera en los diarios, era censurado todo el tiempo, había presos políticos, no había libertad ni democracia. Si no se ha vivido, es difícil de aquilatar, y, cuando se pone como modelo ese PRI preneoliberal, a mí sí me asusta", confiesa.

 

LOS CANDIDATOS, SEGÚN BARTRA

 

 

Anaya

"Es el típico representante de la derecha liberal, con inclinaciones tecnocráticas, que ha estado alojada tanto en el PAN como en el PRI; son sectores de derecha moderna que quieren deshacerse de las tradiciones conservadoras tradicionales, muy arraigadas dentro del PAN, y por eso han generado muchas tensiones".

 

López Obrador

"Su liberalismo es un mito que él toma por su adoración a la figura de Juárez, pero en realidad el ideario nacionalista revolucionario en el que más se apoya es el ideario del PRI de los años sesentas y setentas, el PRI de Echeverría, López Portillo, Díaz Ordaz, López Mateos".

 

Meade

 

"Es una paradoja que la tecnocracia priista de derecha se haya inclinado por el candidato más gelatinoso que había; no tenían muchas opciones, pero no llega a ser dirigente político, fue un funcionario más o menos hábil, un tecnócrata con ciertas habilidades que está haciendo un pésimo papel en la política".

 

Zavala

"La fracción que encabezaba Margarita y su esposo no me parece especialmente democrática, más bien representa una inclinación a posiciones priistas. Habría que agregar que ha demostrado que es corrupta, porque cerca del 15 por ciento de los apoyos que logró para registrarse como candidata independiente son fraudulentos".


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?