viernes, marzo 02, 2018

 

El salto de fe

"Se van a establecer precios de garantía para los productos del campo. El productor va a recibir el doble".

"Al triunfo de nuestro movimiento, va a regresar Napoleón Gómez Urrutia del exilio para representar a los mineros".

 

Seguro ya adivinó al autor de estas frases. Obvio: AMLO, el claro favorito para ganar la presidencia (relea "La elección del rechazo"). La primera declaración la hizo el 30 de enero en un mitin en Isla de Orabá, Sinaloa, (véala en nuestros sitios) y la segunda en Zacatecas.

 

¡Dos perlas más de sus pésimas ideas! Por eso me preocupa que tome el mando este Tlatoani (relea "¿Un rayito que electrocuta?").

 

Y, sin embargo, también tiene propuestas razonables (relea "Los dos AMLOs"). Y así como lo acompañan personajes muuuy nefastos (Bartlett, Bejarano, Padierna y quizás hasta Elba Esther), también en su círculo interno hay gente buena, pensante y bien intencionada.

 

Hace unos días comí con uno de ellos. Un joven empresario que hizo una fortuna considerable en China. Alguien preparado que tiene resueltas sus necesidades económicas y que está en la política (trabaja con Mancera) porque realmente quiere ayudar al País.

 

Y alguien que curiosamente (él es el ejemplo perfecto del capitalista que triunfa en un mercado abierto) está a muerte con Andrés Manuel. Está en su círculo interno colaborando en la elaboración del proyecto de nación. Acercándole a Manuelovich propuestas razonables.

 

La conversación fue interesante y frontal. Ideas sin ataques. En términos generales aceptó que hay dos AMLOs: el razonable y el que parece un priista de la muy vieja guardia (tipo de Echeverría).

 

Y a cada cuestionamiento específico que le hacía evidenciando ese lado oscuro, su respuesta básica fue más o menos así: "Ése no gobernará, Jorge. Va a gobernar el razonable".

 

Según él, todas sus barrabasadas se explican como un cálculo político de campaña. Son para ganar votos, pero no reflejan las acciones que va a tomar ya sentado en la silla grande que tanto anhela.

 

Me cuestionó: "¿cómo gobernó Andrés el DF?". Como no vivo en Cd. de México no quise entrar en un debate. Anecdóticamente le contesté que en las interacciones administrativas que tuvo con él la empresa donde laboro, su gente siempre fue profesional y seria... sin importar las notas que sobre su gestión se hubieran publicado.

 

Mi impresión es que no fue tan malo... aunque todo es relativo. Comparado con los megapésimos gobernadores que he sufrido de cerquita (Natividad González, Rodrigo Medina y Beto Moreira), la administración de AMLO fue un dechado de virtudes.

 

Sin embargo, la situación presupuestal de la capital en el gobierno de López fue muy distinta a la que hoy tiene el país. Había mucho más margen de maniobra (y de endeudamiento). México hoy está literalmente al borde de un precipicio. Relea "¿Ya sabes quién?".

 

Mi conclusión de la charla es que la gente bien intencionada que está con Andrés pide a los "pensantes" (no a los que votarán basados en su hígado o en falacias) que hagamos un salto de fe.

 

Que creamos que López los escuchará a ellos y no a los nefastos que también lo rodean... o bien que no se dejará llevar por sus instintos básicos (perdón, insisto que su esencia es populista).

 

Híjole, no está fácil el brinquito. Y Andrés Manuel no ayuda nada buscando un fuero senatorial para Gómez Urrutia. Hace o dice locuras un día sí y otro también.

 

Quizá habría personas analíticas que optarían por AMLO si en lugar de invocar a la fe, mejor les explicara a detalle algunas ideas.

 

Tomemos el caso de la corrupción: esa propuesta mágica del rayito de que se acabará poniendo el ejemplo. ¿Sabe qué? Tiene razón en una cosa: las organizaciones (y hasta un país) se construyen desde arriba.

 

El líder importa mucho... pero no es suficiente. Según el experto Robert Klitgaard, el equipo y los sistemas pesan mucho al combatir la corrupción. Si no, todo queda en rollo (relea "Corrupción = M + D - A").

 

¿Quiere López Obrador que más le crean? Bien haría en cambiar la fe por detalles operativos de ideas razonables. De otra forma, está en chino acompañarlo en su acrobacia religiosa, ¿no cree?

 

Posdata. El PRI y el PAN dándose hasta con la cubeta para desacreditar (o hasta buscar tumbar) a sus candidatos presidenciales. ¿El ganón? López Obrador, que feliz los observa desde su primer lugar en las encuestas.

 

En pocas palabras...

 

"Reza como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti".

 

San Agustín

 

benchmark@elnorte.com

 

Twitter: @jorgemelendez


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?