domingo, agosto 17, 2014

 

El Salario de Ambrosio (Salario Minimo)

Para nadie es noticia que el salario mínimo (SM) sea sumamente bajo. Quienes propugnan por un incremento por decreto siguen una lógica que parece impecable: se eleva el salario, la gente consume más, eso provoca un crecimiento en la producción que, a su vez, se traduce en una mayor demanda de empleo. O sea, un círculo virtuoso.

 

La idea es atractiva porque permite imaginar la solución, de un plumazo, de un gran número de males. Casi todas las propuestas por elevar el salario mínimo sugieren un incremento relativamente modesto.

 

Yo me pregunto: ¿por qué mejor no pensar en grande y elevarlo de 67 pesos a 250? O, ya entrados en eso, ¿por qué no mejor a mil? Si fuera tan sencillo resolver los problemas de nuestra economía hace mucho que esto ya se habría hecho.

 

De los 52 millones que integran la población económicamente activa, el 12.5 por ciento percibe un salario mínimo y el 23.2 por ciento recibe entre uno y dos. Esto quiere decir que el 35.6 por ciento de la PEA recibe a lo más dos SM.

 

El número más importante es el relativo a la concentración de empleados que perciben salarios mínimos: el 66 por ciento de todos los empleados del sector manufacturero trabaja en empresas pequeñas o micro donde el problema de productividad es mayor y los bajos salarios mínimos no son otra cosa sino un mero síntoma de ello.

 

La baja productividad yace en el corazón del problema económico, mucho de ello concentrado -y perpetuado- en la economía informal. La economía mexicana se ha dividido en dos grandes grupos: uno que contribuye aceleradamente a la creación de riqueza con alta productividad y altos salarios; y otro, integrado por empresas típicamente de menor tamaño que pagan bajos salarios y apenas sobreviven, aportando una productividad negativa.

 

Los números nos dicen dos cosas: primero, las personas que perciben menos de dos SM se concentran abrumadoramente en empresas pequeñas y medianas; y, segundo, que la productividad tiende a ser mucho menor (en ocasiones negativa) en negocios pequeños.

 

Quienes abogan por un incremento en los salarios por decreto pretenden que los principales empleadores del País -las empresas pequeñas y micro, o sea, quienes menos capacidad tienen de afrontar un incremento en sus costos- eleven los salarios.

 

Para sobrevivir con mayores sueldos, esos negocios tendrían que elevar los precios de sus bienes y servicios, lo que reduciría sus ventas, lo que llevaría a despidos. La única forma de evitar caer en este círculo vicioso sería elevando la productividad que es, a final de cuentas, la causa del problema.

 

Elevar el SM sin resolver las causas de la baja productividad que exhibe nuestra economía tendría la consecuencia de disminuir el empleo y, por lo tanto, sus supuestos beneficios.

 

Lo anterior no niega que los salarios pudieran ser muy bajos. En las últimas décadas se han construido muchos absurdos en torno a los SM: desde convertirlos en un ancla contra la inflación (el pacto de los 80) hasta utilizarlos como índice para toda clase de multas y similares.

 

Es claro que se requiere liberar al SM de estos fardos y sujetarlo a un mecanismo de mercado que logre lo que los economistas denominan el precio "óptimo". Lo que sería un desastre es aumentarlos por decreto con criterios políticos.

 

El salario, como todos los demás precios, debería ser fijado por la oferta y la demanda, mecanismo que tendría la virtud de compensar más una mayor y mejor educación, incentivando movimiento en frentes estancados como el sindical.

 

Pretender que un aumento en los salarios va a resolver el problema de la economía mexicana recuerda al cuento de la carabina de Ambrosio, un asaltante sevillano que utilizaba una carabina que no tenía pólvora.

 

Sin embargo, a diferencia de aquella historia, elevar el salario mínimo por decreto sí tendría consecuencias serias, provocando el ciclo perverso de desempleo mencionado antes. También exhibiría la incapacidad gubernamental de hacer cumplir su decreto.

 

En el largo plazo, los salarios aumentarán en la medida en que crezca la productividad y ésta está hoy atorada por burocratismos, privilegios, regulaciones y otros impedimentos políticos.

 

La respuesta correcta al reto de la productividad es crear condiciones para que proliferen nuevas empresas y empresarios, todos ellos en un mundo de simplificada formalidad.

 

En el mundo, lo que produce crecimiento de la productividad son empresas pequeñas que crecen con celeridad. La discusión sobre el SM muestra qué tan lejos estamos de enfrentar los verdaderos problemas de desarrollo del País.

 

Luis Rubio

www.cidac.org


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?