jueves, julio 05, 2012

 

Resaca electoral

Pues ya pasaron las elecciones y todo se está cumpliendo al pie de la letra. Como lo vaticinaron todas las encuestas Enrique Peña Nieto (EPN) ganó la elección y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) gritó "fraude" y no reconoce el resultado. El PAN cayó hasta el tercer lugar siendo su peor resultado en los últimos 12 años. Como todos ustedes saben yo voté por Josefina Vázquez Mota (JVM) e hice campaña en contra de EPN y AMLO que desde mi punto de vista representaban casi lo mismo: uno al PRI corrupto de los 90's y el otro al PRI populista, mercantilista, de los 70's.

Muchos creyeron que pasadas las elecciones ya se iba a terminar la pasión de las campañas y que se acabaría el ruido electoral. Pero como también lo predije, la grilla sigue pues para un sector importante de la población, aproximadamente un tercio, hubo fraude y no reconocerán su derrota. Falta mucha madurez en la mayoría de la sociedad mexicana. El mexicano en lo general quiere derechos pero no obligaciones. No sabe perder, y si pierde quiere arrebatar. Es más fácil creer en complots y que el mundo está en su contra que reconocer los problemas y deficiencias propias. Es simplemente irresponsable.

Se asegura que el PRI compró y acarreo votos. Yo si lo creo. Siempre lo ha hecho, eso no es novedad en el PRI. Pero también lo hicieron el PAN, PANAL y PRD-PT-MC. ¿Con qué autoridad moral se erigen para pedir la anulación de la elección? Pero la incongruencia no queda ahí. Aseguran que el fraude fue por compra de votos, ¿entonces para que piden el conteo de todos los votos de la elección, que se abran todos los paquetes electorales? Si el fraude fue con la compra de votos abriendo paquetes y contándolos no mostrará el fraude. ¿Cómo se sabrá en una boleta si fue voto válido o comprado? ¿Y cómo se separarán los comprados por el PRI, de los que compró el PAN, PANAL y PRD-PT-MC?

AMLO lo sabe, pero también sabe que la Ley electoral es muy clara y que si no se cumplen los requisitos legales (como diferencia menor al 1%, irregularidades aritméticas en el llenado del acta, o impugnaciones de los representantes de partido en la casilla, entre otras) no se abrirán los paquetes. Pero él pide que se abran todos y ni siquiera pudo tener representantes en el 100% de casillas y donde los tuvo no impugnaron el acta en todos los casos. ¿Por qué lo hace? Porque sabe que, si no se abren todos los paquetes y se cuenta voto por voto, él podrá seguir gritando "fraude" por siempre, como lo hizo en el 2006. Con ello mantendrá fiel a su grey de seguidores fanatizados que lo seguirán manteniendo por otros 6 años.

Y si en dado caso se abrieran los paquetes sin cumplir con lo que indica la Ley, automáticamente esas casillas quedarían nulas, forzando a una nueva elección. De ese modo AMLO gana en cualquiera de los 2 escenarios. Por eso insiste ahora en el reconteo al 100% de todos los votos, pues es como alimenta el fervor de sus seguidores y mancha el resultado. Él necesita mantener su "movimiento" con aire, activo, para seguir lucrando políticamente, como lo ha hecho en toda su carrera política.

Definitivamente se tiene que limpiar la elección y aclarar todas las impugnaciones, todo el cochinero, que todos los partidos se han hecho entre si. Y he aquí el meollo del asunto: en esta partidocracia que tenemos hasta el más chimuelo masca riel. Yo sé que el PRI es el que más recursos tiene para comprar y acarrear votos. Tuvo a su disposición la mayoría de los Erarios estatales donde los gobernadores son reyezuelos que se manejan con completa impunidad, sin transparencia. Sabemos, por ejemplo, como el PRI en Nuevo León ordeñó a Metrorrey con total impunidad. También repartieron despensas y regalos en todas las colonias populares. En Tamaulipas, tengo información de primera mano, el PRI estuvo regalando despensas y materiales para construcción en las zonas rurales sin que nadie les pusiera un alto. Sin embargo, tanto en Nuevo León como en Tamaulipas EPN no ganó la elección, ganó JVM. ¿Qué pasó?

Sin lugar a dudas la compra de votos si influye en el resultado, pero no es determinante. Y no lo es por 2 razones: la primera, que todos los partidos lo hacen en mayor o menor medida, contrarrestan en buena parte los efectos. Y segunda, que creo que es la más importante, una proporción muy alta de la gente que acepta dinero y dádivas ya aprendió a disfrutarlas pero votar por quien se les pega la gana, como quedó demostrado en Nuevo León y Tamaulipas. De hecho cada vez más gente hace voto dividido, es decir, que para presidente por un partido, para legisladores por otro, y para autoridades locales por otro.

Estuve como observador electoral en una casilla y pude constatar que los votos nulos para legisladores, específicamente para senadores, fueron mucho mayores que para presidente. Creo que el correo electrónico que circuló durante meses haciendo el llamado a anular el voto para senadores, supuestamente para que dejara de existir esa cámara (lo cual es falso), tuvo buen eco en alrededor de un 5% de la población. Independientemente de que la información sea errónea, esto nos indica que cada vez la ciudadanía mexicana si razona, medita, su voto. Quizá los razonamientos sean equivocados para algunos, pero cada vez es más la proporción de gente que medita su voto.

Por estas razones, ¿qué tan menos válido es un voto de una persona que votó por el EPN a cambio de $500 o $1000 pesos que el que votó por AMLO a cambio de la promesa de bajar el precio de la gasolina y de la energía eléctrica? La única diferencia es de tiempo. El votante de EPN recibió el beneficio de manera inmediata aunque pequeño. El votante de AMLO lo hizo por fe, pero al final de cuentas esperaba un beneficio económico en lo individual, ¿no? Y eso es lo que todos hicimos, todos votamos esperando un beneficio individual de algún tipo. Algunos lo hicimos buscando que siga la estabilidad económica que nos ha beneficiado en los últimos 15 años, además de que queríamos que sigan las Fuerzas Armadas patrullando las calles y carreteras del país. Otros lo hicieron por $500 pesos en una tarjeta de Soriana que iban a hacer efectiva inmediatamente. Otros lo hicieron buscando un papá gobierno benefactor que baje los precios de la gasolina, luz, alimentos, etc. Todos los votos individuales son egoístas en principio. Podrán tener razones equivocadas, pero para cada quien fueron válidas.

Definitivamente comprar votos es un delito electoral y está penado por Ley. Prometer cosas imposibles no es delito. Pero moralmente ambos tienen el mismo fundamento negativo. Si el PRI rebasó los topes de campaña que se investiguen todas las denuncias que ya han interpuesto PAN y PRD y que se llegue a las últimas consecuencias. De igual forma que se investiguen los supuestos financiamientos ilícitos que recibió AMLO vía su organización MORENA, que por cierto nunca entregó la información de quienes son los que has sostenido su movimiento por 6 años.

Y ese es otro tema. AMLO y sus seguidores dicen que hubo fraude porque fue sumamente inequitativa la elección, por todo el dinero y apoyo de las televisoras que recibió EPN. Y tiene razón, si fue inequitativa, pero en contra de Quadri y de JVM, quienes empezaron las campañas con el menor conocimiento entre los electores. AMLO lleva en campaña casi 12 años si se toma en cuenta su campaña para jefe de gobierno del DF en el 2000 (que tuvo cobertura nacional), luego 5 años al frente del GDF en los que tuvo conferencias mañaneras diarias que llegaron a todo el país vía las televisoras que hoy acusa de apoyar a otro. Después la campaña del 2006 donde él llevó la delantera y perdió por sus propios errores, por su soberbia. Le siguió todo el conflicto post-electoral y su campaña de 6 años en los que recorrió todo el país y hasta se ufanó de que visitó todos y cada uno de los municipios de la República. ¿Cuánto dinero se gastó en todo ese tiempo? ¿A cuántos votos equivale todo ese trabajo previo a las campañas oficiales?

Claro que EPN tuvo ventaja también, con una campaña de 6 años apoyada por Televisa cubriendo todo su mandado como gobernador del estado más poblado del país. De tal forma que al inicio de la campaña tanto EPN como AMLO tenían casi un 100% de conocimiento entre el público. Mientras que JVM no llegaba al 50% y Quadri ni el 5%. Así que AMLO no tiene la calidad moral para decir que la campaña fue inequitativa cuando él ya era conocido por casi toda la gente. El problema es que él tenía la mayor cantidad de votos negativos, opinión de rechazo, ante el electorado. Y eso él se lo ganó a pulso con su comportamiento antidemocrático del 2006, al erigirse "presidente legítimo". Todo eso ya se conocía por encuestas y aun así la izquierda lo escogió a él en lugar de Marcelo Ebrard, quien tenía más oportunidades de jalar voto útil de indecisos y ciudadanos apartidistas para evitar el regreso del PRI.

Así que si hay alguien con mayor responsabilidad en el retorno del PRI es AMLO y la izquierda, pues la ciudadanía quería un cambio después de 12 años de PAN en el gobierno, pero tampoco estaba dispuesta a un cambio radical con una opción populista, autoritaria, mercantilista, como la que AMLO propuso. La izquierda se dedicó estos 12 años a atacar al PAN, a "la derecha", socavando los logros que se tienen como la estabilidad macroeconómica, preparándole el terreno para que el PRI aprovechara la oportunidad. Se empecinaron en respaldar a AMLO, un PRIista con ideología setentera, que tiene una imagen de viejo como el "gabinetazo" que proponía, cuando pudieron refrescar toda su propuesta con una izquierda progresista y más liberal en lo económico como la que representaba Ebrard.

Esto se comprueba analizando los resultados del perfil de los votantes. El 50% de los votantes que se autodefinen como de derecha votaron por EPN y sólo un 13% por AMLO. Y el 40% de los que se definen como de centro lo hicieron por EPN mientras que un 32% por López. En mi círculo de conocidos muchos críticos del PRI dijeron estar dispuestos a votar por EPN con tal de que no ganara AMLO después de que la 2ª encuesta de El Norte/Reforma puso a sólo 2 puntos al peje de Peña. Obvio que la mayoría de mis conocidos son del norte del país, donde el 40% votó por EPN contra sólo un 25% por AMLO. El 24% dijo haber votado por un cambio. El 28% se definió como PRIísta (un voto duro altísimo), mientras que un 19% se dijo panista, un 16% perredista, y un 37% se auto definió como independiente. A pesar del movimiento #yosoy132 anti-EPN los votos de los jóvenes entre 18 y 29 años fue casi igual para AMLO y EPN, 37% y 36% respectivamente.

En resumen, la elección si es un cochinero, pero todos están embarrados de lodo. ¿Cómo anularla bajo esas condiciones? ¿Bajo qué criterio? Lo que AMLO y la izquierda deberían hacer es unirse con el PAN para lograr una reforma electoral que reduzca el efecto de la compra de votos en el resultado. Para ello debe ser una reforma liberal, con menos restricciones. Para empezar eliminar el financiamiento público a los partidos, ya vimos que no lo necesitan y que se hacen de recursos por otros lados. Eso si, reforzar la fiscalización. Que por Ley los partidos estén obligados a reportar y publicar de quien recibieron recursos en dinero o especie. Y no es necesario poner topes de campaña, como no los hay en EUA, lo que hay que hacer es poner topes a las aportaciones individuales, ya sea en especie o dinero, y que sólo personas físicas puedan aportar, personas morales (empresas) no puedan. También debería permitirse que los partidos compren sus tiempos en medios electrónicos, y que ya no usen los tiempos del Estado. La economía se acelera más cuando el dinero privado cambia de manos más rápido que cuando se aumentan los impuestos y el gobierno los reparte discrecionalmente. Y ahora si, que cada quien se rasque con sus propias uñas.

Con esas reglas simples veríamos más trasparencia y menos reclamos en las elecciones. Pero dudo que el PRD y el PAN se den un balazo en el pie y renuncien a seguir pegados a la ubre del Erario. Pero eso sería lo mejor, tanta euforia y pasión entre la población debe ser suficiente para que los partidos se sostengan con aportaciones de sus militantes y simpatizantes. Veríamos partidos con cúpulas más pequeñas, más esbeltos, y con ideología más clara y definida. Recibiendo tanto dinero del Erario los han convertido en nido de burócratas que han hecho carrera políticamente acabando con el sentido original de un partido de ciudadanos. Entre la gente que se abstuvo o anuló su voto son más del 40%, muchos más que los que votaron por EPN. La gente que no quiere seguir manteniendo a los partidos de nuestros impuestos somos mayoría. Un partido verdaderamente liberal que tenga entre sus propuestas la eliminación de las prerrogativas a los partidos tendría mucho éxito.

 

@danygates


Comments:
Excelente análisis danygates!! Y aunque me parece que tienes mucha razón, aún tengo la esperanza de que AMLO salga del escenario político de México durante los próximos 6 años para dejar paso a una corriente progresista y más moderna de la izquierda, tal como la que representa Marcelo Ebrad. Mientras AMLO continúe en el escenario político continuará arruinando a su partido, a la izquierda y al país con su egocentrismo y necedad. La izquierda es una opción necesario para México, sin embargo mientras siga personificada por AMLO continuará despertando desconfianza e incertidumbre en un segmento importante de la población.
 
Hola Merlina2012! Si, coincido contigo. A la izquierda mexicana le han hecho mucho daño los tlatoanis. En 5 elecciones presidenciales el PRD ha postulado sólo a 2 personas. Eso no esta bien.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?