domingo, abril 08, 2012

 

Pagué una mordida

Evitar que un agente de Tránsito se lleve tu auto al corralón: 800 pesos. Pasar tus compras excedidas del límite permitido en la aduana: mil 200 pesos. ¿Vivir en una sociedad libre de corrupción? No tiene precio.

Ésa es la idea detrás del sitio ipaidabribe.com donde, de forma anónima, las personas reportan ocasiones en que pagaron un soborno, les solicitaron un soborno pero se negaron a darlo o simplemente no fue necesario hacerlo. Fue creado en India en agosto del 2010 por Swati Ramanathan, Ramesh Ramanathan y Sridar Iyengar como parte de los esfuerzos de su organización, Janaagraha, que literalmente significa "el poder de la gente". Presenta una oportunidad para que los indios desahoguen sus frustraciones con el sistema de transas, denuncien a oficiales deshonestos y midan el impacto que las mordidas tienen en su vida diaria.

"Antes de hacerle la autopsia al cadáver de mi amigo, el staff me solicitó mil 800 rupias (aproximadamente 443 pesos)", reclama uno desde Bangalore, la ciudad con el mayor número de quejas. Dice que no le dieron recibo y luego descubrió que ese servicio era gratuito pues el Gobierno lo provee. Según The New York Times, el 80 por ciento de las más de 400 mil denuncias tratan sobre casos como éste donde burócratas piden remuneraciones ilícitas a cambio de servicios y trámites. Tal ha sido el éxito de esta página web, que otras similares fueron desarrolladas en Paquistán (http://www.ipaidbribe.pk), Kenia (http://ipaidabribe.or.ke) y Bután (http://www.anti-corruption.org.bt).

En México, el pasado 13 de marzo, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó la Ley Federal Anticorrupción en Contrataciones Públicas que había sido propuesta hace un año por el Presidente Felipe Calderón. Incluye multas de hasta 124 millones de pesos. Sanciona a quienes incurren en licitaciones ilícitas, tráfico de influencias y presentación de información falsa, entre otras irregularidades. Además promueve la cultura de soplones, pues aquellos que confiesen su responsabilidad y cooperen con investigaciones tendrán menos represalias.

La nueva norma presenta un avance en la lucha contra la corrupción, pero una legislación por sí sola -por más completa y libre de lagunas que parezca- jamás va a garantizar la rectitud de la sociedad. Tampoco los políticos nos conducirán hacia una integridad colectiva. Basta con observar el escándalo del "quesogate" de Fernando Larrazabal en Monterrey y la cínica burla a la legalidad por parte de Ivonne Álvarez en Guadalupe para comprobar que en los gobernantes no está la solución.

El cambio tiene que surgir desde el interior de la ciudadanía. No hay de otra. Cuando dejemos de esperar que una promesa de campaña, un consenso en San Lázaro o un Presidente (o Presidenta) todopoderoso llegue con su varita mágica a transformar a México en Suiza, vamos por fin a convertirnos en una nación más ética.
 
Según la organización Transparencia Mexicana en su Índice Nacional del Buen Gobierno, en el 2010 se destinaron 32 mil millones de pesos en mordidas para realizar trámites y servicios públicos. En promedio, los hogares mexicanos designan el 14 por ciento de su ingreso a sobornos. En los hogares donde su ingreso es un salario mínimo, las mordidas les chupan hasta 33 por ciento de sus ganancias. Construir un sitio hecho por los ciudadanos mexicanos y para los ciudadanos mexicanos similar a los de ipaidabribe.com sería un primer paso para combatir el gasto en los viciados "impuestos regresivos".

Estas páginas web tienen impacto positivo gracias a que funcionan como las redes sociales. La gente puede intercambiar información y consejos sobre cómo evitar caer en actos ilegales. También se recaudan datos divididos por ciudad, tema y departamento de Gobierno que más incidencias tiene de anomalidades. "Ser corrupto en nuestro país conlleva muy poco riesgo y muchos beneficios", explicó Swati Ramanathan a la BBC hablando sobre la India. "En el momento en que cambias la ecuación y lo haces más riesgoso, el beneficio disminuye. Lo haces más riesgoso al hacerlo público". Exponer actos de corrupción en internet nos comprometería a todos, autoridades y ciudadanos.

Es hora de reconocer nuestra participación en el rezago del País y modificar nuestro comportamiento a través de una herramienta digital. Pues como bien dicen, tanto peca el que mata la vaca como el que le jala la pata.
Celina Canales
canalescelina@gmail.com
 
+++++++++++++++++++++++++++++++
La corrupción somos todos. Los políticos son parte de la sociedad. Quizá son la punta del iceberg, la parte visible y más onerosa, pero la corrupción está en la gran mayoría de los ciudadanos. Desde el burócrata sindicalizado que junto con sus líderes toman las calles para chantajear al gobierno para obtener aumentos de sueldo inmerecidos y bajar su carga laboral, hasta el empresario que acepta pagar 10, 15 y hasta el 20% del valor de la obra al político corrupto para obtener el el contrato. Desde quien viola reglamentos de tránsito y después "tiene" que darle mordida al agente de tránsito para no pagar la multa. ¿Tienes el valor de no caer en la corrupción o te vale?

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?