martes, enero 31, 2012

 

Elba Esther: verdad y mito

Elba Esther Gordillo es una mujer habilidosa que supo encauzar la fuerza de sus huestes magisteriales para fundar un partido político, Nueva Alianza (Panal). Al constituirlo en 2005, tomó por sorpresa a los partidos más votados que, contra la sabiduría campirana, se pusieron el huarache cuando ya se habían espinado, pues fue en la reforma electoral de 2007 cuando introdujeron una prohibición constitucional para que ninguna organización gremial, como lo hizo el SNTE, pueda crear un partido.

Pese a la mala fama pública de la maestra, los presidentes Fox y Calderón se esmeraron en tenerla cerca, y para ello abrieron sin rubor las arcas del erario... y el dinero fluyó rumbo a la tesorería sindical y, peor aún, a los bolsillos de la dirigencia magisterial, prohijadora de miles de comisionados y de otros devoradores del erario.

¿Qué tiene Elba Esther que todos quieren (o querían) con ella?

Habría que preguntarle a Humberto Moreira, quien intentó sacrificar, en el altar de su coalición con el Panal, preciados escaños en el Congreso de la Unión, alianza que el 20 de enero quedó rota ante el embate de los priistas inconformes con el sacrificio y que amenazaban con rebelión y ruptura. O quizá quien tiene la respuesta sea la primera hermana de la nación, Luisa María "Cocoa" Calderón, quien fue en alianza con el Panal cuando buscó la Gubernatura michoacana.

¿Qué tiene Elba Esther que todos quieren (o querían) con ella? Cualquiera supondría que posee muchos sufragios para ofrecer, pero esto parece formar parte del mito tejido en su entorno. Si nos atenemos a las actuales intenciones de voto, Nueva Alianza obtendría una exigua votación de 0.6 por ciento para Diputado federal, que no le alcanzaría ni siquiera para mantener su registro (Consulta Mitofsky, 01/12).

Otro aspecto del mito sostiene que la aportación de sufragios del Panal a la causa de Calderón en 2006 fue determinante para su triunfo. Y la supuesta forma de hacerlo fue aquella consigna gordillista que se expresó en el pegajoso spot del "uno de tres", que presuntamente instruía a los agremiados del SNTE para dar votos al Panal en la boleta de Diputados federales (la que cuenta para conservar el registro), pero a sufragar por Calderón en la boleta de Presidente y por quien quisieran en la de Senador.

La principal debilidad de ese mito es considerar a los maestros como sumisos ciudadanos que acatan al pie de la letra las instrucciones de su dirigencia, sin tomar en cuenta sus preferencias personales. Hay un interesante estudio de Javier Aparicio, académico de la División de Estudios Políticos del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), que desvirtúa el mito con datos que asombrarán a quien aún no los conoce.

A primera vista -dice el estudio-, una parte de la estrategia funcionó, pues según el cómputo distrital del IFE, Nueva Alianza obtuvo un millón 872 mil 283 votos para Diputados, mientras que su candidato presidencial, Roberto Campa, sólo obtuvo 401 mil 804. ¿A dónde fueron el casi millón y medio de votos diferenciados? Ciertamente, no todos fueron para Calderón.

El estudio titulado "La directiva Elba y la elección de 2006" es un análisis estadístico de los resultados de ese año, tanto a nivel de distrito como de casilla. La principal conclusión es que los sufragios movilizados por el SNTE favorecieron en mayor medida a Andrés Manuel López Obrador que a Felipe Calderón.

A nivel distrital, la correlación de sufragios diferenciados es muy semejante para esos dos candidatos (0.108 vs. 0.096) y a nivel casilla la correlación favorece a AMLO (0.074 vs. 0.11). Por si fuera poco, las encuestas de salida de IPSOS-BIMSA 2006 indicaron que 22.7 por ciento de los ciudadanos que votaron por los Diputados del Panal sufragaron por Calderón para Presidente, mientras que 27.8 por ciento de ellos lo hicieron por López Obrador.

Es decir, los maestros no votan monolíticamente, sino que tienen diferentes preferencias partidarias, y en este marco, es posible que los votos para Calderón se hubieran producido de todos modos, aun sin la consigna de la maestra.

Lo que no es un mito son las decenas de miles de operadores comiciales (pagados con fondos que fluyen del erario al sindicato), pero cuya operación no es todo lo efectiva que se supone y podría ser anulada o disminuida por la acción eficaz de los adversarios del Panal.

Eduardo R. Huchim
omnia08@gmail.com
+++++++++++++++++++++++++++
Para los chairos que creen que los maestros (o quienes votaron por el PANAL en el 2006) le dieron el triunfo a Calderón. Un mito más como el del fraude nunca probado. O aquel que dicen que no se contó voto por voto. Para empezar el PRD ni siquiera solicitó el voto por voto al TRIFE. Y si se contaron voto por voto en casi el 15% de las casillas, y eran las casillas que supuestamente más irregularidades tenían, según dichos del PRD. Y no salió nada. Pero los que viven de mitos y leyendas, lo seguirán creyendo.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?