martes, junio 05, 2012

 

Izquierda real

"La gente supone que el pleito será entre izquierda y derecha, pero siempre es entre los razonables y los imbéciles". Jimmy Wales

Cómo me gustaría que en México hubiera una verdadera izquierda, una izquierda comprometida con el combate a la pobreza, con generar una mayor prosperidad, con asegurar una sociedad con igualdad de oportunidades.

En lugar de eso tenemos una izquierda que construye segundos pisos para los automóviles, que defiende los subsidios a la gasolina para beneficiar a los más ricos, que organiza conciertos y festivales, pero no invierte en agua para los pobres, que se alía con sindicatos que han destruido a empresas públicas como Luz y Fuerza, que protege a líderes sindicales que han robado dinero a los mineros y que han privatizado la educación pública, que se opone a una apertura del monopolio petrolero que beneficiaría a los pobres, que regala dinero para comprar votos, pero que no crea condiciones para la inversión y la generación de empleos, que promueve y protege marchas y plantones que terminan afectando a los trabajadores.

La izquierda real, la que realmente conserva sus ideales, la que ha demostrado eficacia en disminuir la pobreza, es distinta. Yo en lo personal me inclino por la que impulsaba Felipe González, el socialista que presidió el Gobierno español de 1982 a 1996 y que sentó las bases para el mayor desarrollo económico en la historia de ese país.

Felipe González hizo todo aquello a lo que se opone la izquierda mexicana: eliminó los controles de cambios, integró a España en la Comunidad Económica Europea, globalizó la economía del país, privatizó -él sí privatizó, no simplemente abrió las puertas a la inversión privada- las empresas petroleras y de electricidad y promovió la inversión privada y la generación de empleos.

¿Cómo combatió entonces la pobreza? No lo hizo cobrando impuestos excesivos a los ricos para repartir dinero entre los pobres, sino a través de la generación de empleos y de la inversión en infraestructura y en educación. Con estas políticas abrió mayores oportunidades económicas para todos. También logró una reducción significativa de la pobreza y una mejoría en la distribución de la riqueza (que son cosas distintas).

Ricardo Lagos, también socialista, fue Presidente de Chile de 2000 a 2006. Él también mantuvo políticas económicas de mercado que promovieron la inversión y la prosperidad del país. Cuando en una entrevista le pregunté por qué mantenía un presupuesto equilibrado, a pesar de la idea de muchos de que lo natural para un gobernante de izquierda era incurrir en un déficit, él me respondió: "Que no me digan que un presupuesto equilibrado es una posición de derecha o de izquierda: un presupuesto equilibrado es una exigencia de una economía bien administrada".

Tony Blair fue un Primer Ministro controvertido en el Reino Unido, sobre todo por su apoyo a la guerra de Iraq impulsada por el Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush. En materia económica, sin embargo, le dio independencia al Banco de Inglaterra e impulsó una política de promoción a la inversión privada que produjo un crecimiento importante entre 1997 y 2007, los años de su gobierno.

¿Cuál es la verdadera izquierda? No es a mi juicio la que promueven los políticos mexicanos que dicen ser progresistas, pero que buscan cerrar la economía, fortalecer los monopolios gubernamentales, apoyar a sindicatos corruptos, obstaculizar la inversión y cerrar las puertas a la generación de empleos.

La razón de ser de la izquierda es combatir la pobreza y dar mejores oportunidades a todos. Las políticas que promueve la izquierda mexicana son en cambio populistas: buscan ganar votos y conquistar el poder, pero no generar condiciones económicas para crear empleos y oportunidades para los pobres.

Sergio Sarmiento
www.sergiosarmiento.com
++++++++++++++++++++++++
 
Por la ideología y las acciones de gobierno que implementó en España, yo defino a Felipe González como un liberal en todos los sentidos, más que de una simple izquierda. Pero independientemente de eso, el hecho es que en México no tenemos una verdadera izquierda liberal, progresista y pragmática como lo fue la que encabezó Felipe González en España por muchos años. Lo que tenemos es una escisión del PRI mezclada con gente con ideas comunistas fascistoides, con la clásica y trasnochada idea de la lucha de clases.
 
AMLO sigue siendo un PRIísta, resentido porque no ha tenido acceso al poder, salvo los 6 años como jefe de gobierno del DF, que los usó como trampolín para intentar llegar a la presidencia. Las propuestas de AMLO son las mismas que las de la peor época del PRI, de la docena trágica, del periodo entre 1970 y 1982 gobernados por Echeverría y López Portillo. Es una ideología populista autoritaria con ideas mercantilistas en el plano internacional. Implementar esas propuestas llevarían a México a la ruina como lo estuvimos toda la década de los 80's por la irresponsabilidad de los 70's.
 
Por eso AMLO fue, es y seguirá siendo un peligro para México. Bien lo dijo Javier Sicilia, AMLO está rodeado de fascismo y si llega al poder lo pondrá en práctica con todo el poder que todavía tiene el Ejecutivo Federal.


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?