jueves, noviembre 22, 2007

 

Mordaza

Quizá fueron las pasiones en contra de los medios, quizá el espectáculo de ver confrontados a los legisladores con los rostros más visibles de las pantallas, quizá el morbo por el ánimo vengativo de "cortar cabezas" a los consejeros del IFE, quizá la distracción generalizada que priva ante el bombardeo de noticias amarillas, quizá el desconocimiento de las normas vigentes y de los principios subyacentes y también de las propuestas y sus consecuencias, causas puede haber muchas. El hecho concreto es que la opinión pública parece no haberse percatado de las varias amenazas a las libertades ciudadanas encerradas en la reforma política. Comienzo por la más ominosa.

Nuestra libertad de expresión está amenazada. No es una exageración. De prosperar la reforma propuesta nuestra libertad de expresión consagrada en el Artículo Sexto constitucional será intermitente. Durante los periodos no electorales los ciudadanos y las agrupaciones de cualquier tipo podrán contratar espacios en los diferentes medios, escritos o electrónicos, para dar libre expresión a sus ideas. Pero para los periodos electorales se propone el siguiente párrafo: "Ninguna otra persona física o moral, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar propaganda en radio y televisión dirigida a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos, ni a favor o en contra de los partidos políticos o de candidatos a cargos de elección popular".

La novedad legislativa establece con toda claridad que los partidos políticos no podrán contratar por sí mismos o por terceros tiempos en radio y televisión. Lo cual es correcto, se centraliza, como en muchos países, el uso de los recursos públicos para garantizar un juego parejo de los medios frente a los diferentes candidatos. También está prohibida y es correcto, la triangulación de recursos, es decir que una empresa o un grupo ciudadano compren propaganda a favor del candidato "X" o "Y". Correcto. Lo que resulta groseramente violatorio del Artículo Sexto constitucional es impedir que los ciudadanos por sí mismos, a título individual o agrupados puedan contratar con recursos privados formas de expresión de sus ideas y de comunicación con sus conciudadanos. Se trata de un gravísimo retroceso en nuestras libertades básicas.

El argumento para llegar a esta aberración se construyó así, de hecho nace de un prejuicio contra los empresarios. Se piensa que los señores de los dineros son los únicos que pueden contratar ese tipo de espacios. Ya ocurrió en el 2006 -se dice- con el CCE, no se cuestiona la legalidad del hecho. Equivale a poner las elecciones en sus manos.

Vamos por partes. Los señores de los dineros y de las empresas, los generadores de empleo y riqueza, están en todo su derecho, como cualquier otro ciudadano, de expresar sus puntos de vista en cualquier momento, estemos en periodo electoral o no. Los señores de los dineros representan un punto de vista particular del acontecer nacional como también lo tienen los sindicatos, las agrupaciones de profesionales, los productores agrícolas, los exportadores, los encuestadores -que también salieron afectados con la reforma- o los grupos minoritarios, madres solteras, las personas de capacidades diferentes o las minorías sexuales. Los intelectuales con frecuencia hacemos uso de los desplegados para provocar reflexión e incidir en nuestros conciudadanos.

Pero el párrafo no deja dudas: "Ninguna persona física o moral, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar propaganda (cursiva nuestra) en radio y televisión dirigida a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos...". Los ciudadanos tenemos en todo momento el derecho de expresar nuestras opiniones sobre el quehacer de un partido o de sus candidatos, si eso es considerado propaganda, mala tarde. En su primera acepción la propaganda está vinculada a la religión; en su segunda se refiere a "propagar doctrinas y opiniones"; en la tercera supone "dar a conocer una cosa con el fin de atraer adeptos". En algún sentido todos hacemos propaganda: los ecologistas, aquellos que favorecen los juicios orales, los defensores de las minorías, los que luchan a favor de la igualdad de géneros o por mayor igualdad social. Se llama pluralidad. Por limitar a las cúpulas empresariales, los señores legisladores pretenden cercenar una parte de la libertad de expresión de cualquier ciudadano. De ese tamaño es la aberración.

Pero el asunto, además de ignorancia jurídica, conlleva cierta perversión. Las cúpulas partidarias que tanto odian a las empresariales, le asignan al IFE en exclusiva la facultad de contratar cualquier tiempo para la difusión de ideas. Además se asignan a sí mismos la facultad de remover, mantener bajo amenaza -como lo estamos viendo- y designar a los consejeros electorales. Al controlar indirectamente al IFE serán ellos los dueños de la transmisión de ideas por vía de los medios. ¡Genial! Supongamos que un candidato o un partido sale con un planteamiento homofóbico o xenófobo, ni usted ni yo ni ninguna organización ciudadana podrá acudir a los medios a defender su punto de vista. Hacia allá vamos. ¿Patidocracia?, por supuesto, peor aún, autoritarismo de partidos con posibilidad de devenir en "partidura".

¿Qué nos queda? En primer lugar, propagar el riesgo, hacer propaganda. No se trata de regresar a la deformación de los dineros públicos en los medios, nada tiene que ver. Tampoco la defensa de un grupo, el que sea. Se trata de explicar por qué los derechos de cualquier ciudadano están siendo cercenados. Segundo, generar amparos masivos. Quedan unas cuantas semanas. Hay prisa.


Federico Reyes Heroles

--------------------------------------------
La partidocracia sigue haciendo de las suyas. Levantemos nuestra voz para tratar de impedirlo.

Etiquetas: , , , , , ,


Comments:
orlando para quien me preguntó donde quedaron las buenas formas, los textos cuidados, la tolerancia…

Estuve tres semanas en Besançon, Francia –en los Alpes. Eso me dio chance de ir a Suiza y Holanda-. Una de mis compañeras se quedó por allá y continúa reportando.

Regresé a cubrir un rato la elección en Puebla, y después estuve 6 días en la zona de Tabasco y regresé.

En Francia, una democracia madura. Hay protestas, francamente muy duras, pero eso no desbalancea al país. “¿Qué beneficio social hemos obtenido sin luchar?”, decía una pancarta que se me quedó muy marcada. Francia ha pasado por varios procesos. Es origen mismo de muchas transformaciones que han afectado al mundo. Tribu, imperio, república… de todo ha pasado en aquellas tierras. En Holanda, los derechos del individuo son una realidad. Las iglesias son museos. La marihuana se vende en cafés especializados, y no pasa nada. En Suiza, el cielo es transparente, y Berna es una ciudad inmaculada que chorrea opulencia por doquier.

Regresar a México simplemente fue un choque. No sé si esta vez pasaba por un momento muy sensible, pero me afectó mucho regresar al irremediable México. Un gobierno farsante, un legítimo sordo y confinado, instituciones que gastan fortunas para que no se hable mal de ellas, los poderosos empedernidos, la peyorativa distribución de la riqueza, el impune tráfico de drogas, los programas idiotas de la televisión, los cables ensuciando la vista, el chofer que se monta en la cebra peatonal y te mienta la madre, el cardenal farsante, la feligresía que no se cuestiona la oxidada ortodoxia de su fe…

Y abro este blog, y simplemente no concuerdo. Pero no sólo eso. Me ofende que alguien pida mi apoyo para las instituciones.

Obrador no me abrió los ojos. Mandoki no me contó por primera vez la historia de la farsa.

Recuerdo bien los berridos de Portillo. ¡Qué indignación! La cobardía de de la Madrid en el 85 y las mentadas que se llevó en 86. El fraude que nos dio a Salinas. Las privatizaciones, el gobierno capitalizado y el irresponsable desperdicio de esos valiosísimos recursos. Chiapas y el EZ. Colosio, Ruiz Masieeu y la huelga de Hambre de Salinas. El error de diciembre, Aguas Blancas, 1997 y la esperanza. Fox y más esperanza y luego no pasa nada.

En una boda, meses después de la elección de Fox, le dije a unos amigos: “México dio apenas un pequeño pasito. El siguiente paso es la alternancia. Si no corrompemos este piecito de democracia que ahora tenemos, seguro habrá alternancia”.

Y nada pasa. Y viene Martha empoderada –la familia gobierna, como en la época de Portillo- La estructura sigue. ¿Libertades? Sin conceder que las hay, pero no las da el gobierno. Son un esfuerzo diario. Casi un acto de audacia de quienes estamos en los medios. Y la estructura sigue. Y el que nos dijo que iba a poner orden e iba a llamar a cuentas a quienes “originaron” los vicios, les hace cariñitos, los invita a banquetes, los elogia en el discurso. Y viene la intervención del primer presidente democrático en la elección. ¿Bejarano? Si, no hay argumentos para excusar eso. Lástima que nunca hubo video de Portillo, o de Salinas. Seguramente se habrían requerido varios DVD,s para filmar maletines y maletines y más maletines repletos de fortuna.

¿Ya los Bribiesca? Maletines no les habrían bastado para guardar las fortunas que hicieron a la sombra del terrible poder de su madre. Y de Vicente, ya mejor ni preguntarle a Lino ni a nadie. En fin, cito a estos sólo para dar ejemplos del otro bando. El PRD también es corrupto y ni se diga el PRI.

Pero bueno, el problema es la visión de maniqueísta con que nuestro pueblo ve las cosas. A mis alumnos les digo: “Para ser periodistas, las únicas palabras que seguro deben borrar de su vocabulario son Bueno y Malo”. Y es que bueno y malo no alcanzan para juzgar al humano. Por eso no soy católico, ni pertenezco a otra religión. Por que no creo que el humano sólo tenga dos opciones. Por eso para algunos Calderón es bueno, casi un padrecito, y AMLO es Chávez, o sea, casi casi el mismísimo demonio. Para los otros, AMLO es puro, casi casi casto, y Calderón es el pelele corrupto.

Bueno, para mi no es nada de eso. Al menos desde hace unos diez años he visto a Felipe Calderón como un político de poca monta. Me extrañó mucho que se impusiera en el PAN. Conozco a muchos panistas. Casi todos mis ex compañeros de Colegio lo son y jamás peleo con ellos. Aún en épocas de campaña, nunca tuvimos broncas. Recuerdo muy bien que aún después del desafuero, de todo aquello, cuando escuchaba a alguien hablar mal de Fox le decía: ¡Ya cállate y déjalo hacer lo suyo! Pero no me olvido de aquella noche de domingo a inicios de 2006, cuando Dense Mearker puso el nuevo spot del PAN que se me cayó la cara de vergüenza e indignación. No creo que AMLO sea Dios, ese día ni siquiera había decidido mi voto. ¿Pero eso? ¿No se supone que hay democracia? ¿No nuestro piecito de democracia necesitaría de verdad para florecer? Puedes darme datos duros, y decirme “mira, en el DF se cayó el empleo”. “Mira, según un expediente oficial la deuda del DF creció irresponsablemente año con año de la siguiente forma”. Pero me dan comida masticada. Se brincan la explicación y me quieren convencer con la conclusión: “Es un peligro para México”. Infundado. A AMLO no lo acababa de conocer apenas hace unas horas. Cierto, un tipo echado para delante que tomó pozos en tabasco y trajo boletas, y documentó que Madrazo había gastado para ser gobernador más que Clinton en su reelección –argumento que por cierto, en su momento, usó el señor Foz contra el PRI-.

Comencé a seguir la carrera de AMLO a una eventual presidencia de la república, sin ni siquiera decidir que iba a votar por él, desde las internas del PRD. Intuía que iba a ser candidato y seguía considerando que la mejor forma de alimentar la democracia era la alternancia. Y la verdad no se me hacía que lo hubiera hecho mal. No hay gobierno perfecto y todos los gobiernos tienen sus detalles, pero me parecía que bien podía ser presidente. La primera vez que me mandaron a cubrir uno de sus eventos, prácticamente en salón de fiestas al que llegaron unos cuantos, me di cuenta que no iba meterle mano a las cifras. Que garantizaba estabilidad. En la capital llevó una excelente relación con empresarios. En el desafuero, me pareció que le dieron las herramientas para jugar a la víctima, y escribí mucho sobre eso. Pero bueno, dije, no es más que política. Los video-escándalos, desafuero, eran juego político. Ajedrez.

La campaña ya no. La acusación se me hizo gravísima. Es como decir: “Es un asesino perseguido en varios estados”. Y peor. “No es asesino, pero nomás de verle la cara estoy seguro que lo va a ser”. Algo grave, que se me hizo ya demasiado por fuera de la política más o menos limpia que se venía haciendo.

Bueno, hoy les dejo hasta aquí. A ver si el domingo tengo un tiempo de seguir.
 
Bienvenido Orlado!
Así si dan ganas de responderte.

Coincido plenamente contigo en el diagnóstico del país y sobre todo de los partidos y políticos en México. Ya te lo había dicho antes.

Sólo dos observaciones:

- Primero, este blog no defiende a Calderón ni al PAN. Aunque no me creas y me taches de mentiroso, así es. Y no me interesa convencerte. Pero si creo pertinente la aclaración para el resto de los lectores. Tampoco creo que sólo exista bueno y malo, blanco y negro. Eso fue lo que precisamente le critiqué en su momento a AMLO. Su discurso desde que tomó poseción del GDF fue así. Y él empezó los ataques y descalificaciones y la división del país. Al menos yo así lo vi (y no soy el único).

Como dice la entrada a este blog, esto empezó en medio de la campaña y para criticar a AMLO, porque yo, en lo personal, consideré que era la peor opción. Por definición el blog se enfocó en ese lado. Nunca ha pretendido ser un foro plural donde se toquen otros temas o actores políticos. Se enfoca en AMLO y el populismo. Si esto te retuerce, pues búscate un foro donde se toquen otros temas. Incluso tengo otro blog donde toco otros temas.

- Segunda observación. Dices que te gustó ver otras democracias. Como en Francia protestan y logran cambios. Que bien. Me parece muy bien. Pero cuando han sido violentos, ¿como les ha ido? ¿Como tratan las policias de Francia, España, Italia, Suiza, Alemania a esos manifestantes rijosos?

Pero aún más importante, en esas democracias, ¿cómo son las campañas políticas? Lo de "peligro para Mexico" es cosa de nada comparado con el tono de las campañas en esas democracias que mencionas. Te rasgas las vestiduras por esa acusacion "gravisima", pero no dices nada por todas las que hizo/dijo AMLO mientras estuvo en el GDF y luego en campaña. Y no digo esto porque crea que todo lo que dijo AMLO sobre sus contrincantes sea falso. Hay mucho de verdad. Como tambien hay muchas verdades en lo que se dijo y dice de AMLO. Tu mismo lo haz dicho. Pero sigues en su movimiento.

A mi me parece muy grave que ya hayas cambiado de discurso. Que insultes, que ofendas y que incluso hables ya no de violencia verbal, sino fisica. Sacarlos a madrazos. Eso si es grave.
Lo demás son campañas. Y en todos los países democráticos se dan con todo, desde asuntos personales hasta acusaciones gravisimas. La lucha por el poder no sólo se da en México. Se da en todos lados.

Quienes pensamos que AMLO esta equivocado, que esta errando el camino, somos mexicanos y somos muchos también. Quienes pensamos distinto a ti, Orlando, también tenemos derechos y trabajamos duro por este pais. No somos ignorantes que se la pasan viendo novelas de Telerisa o TVasqueta. Ese maniqueismo de que pensar distinto presupone ignorancia y falta de educacion molesta. ¿No puedes creer que haya gente que con la misma información que tu tienes, aún así piense distinto? ¿o ya por definicion somos paleros del PAN, estamos vendidos, o de plano somos ignorantes?

Te molesta que se diga que todos los que siguen a AMLO están fanatizados. Yo no creo que todos. Muchos lo siguen sinceramente convencidos. Otros si, ciegamente. Otros por conveniencia. Hay de todo. Como hay de todo en todos lados.

Ojalá también aceptes que hay otros mexicanos, sin filias partidistas con nadie, educados, con conocimiento de la terrible realidad del país, que aún así, piensan distinto a ti. Y no por eso somos vendepatrias.

Saludos
 
Como dice Dany,
durante las campañas electorales en otros países, los candidatos se atacan mucho más fuerte de como lo hicieron aquí.
Y si decir
"....es un peligro para México" fuera una barbaridad, entonces,
"la alegría está por llegar" también lo sería.

Y Orlando, si el PRD hubiera escogido como candidato a Juan Ramón de La Fuente, yo habría apostado dinero a que ganaba.

Y a AMLO se le compara con Chávez porque le ha copiado cosas como: sus referendums que ya le conocemos y sus plebiscitos tramposos.
También checa que fué lo que realmente vino a hacer a México el "embajador" Vladimir Villegas.

Y recuerda que el peje ni siquiera es un hombre de izquierda. Es un priísta (de los más corruptos) que se quedó sin hueso en el PRI. Y que utilizaba un Nissan Tsuru nadamás para aparentar ser un hombre muy honesto y no atraído por los lujos.
 
Interesante

El domingo respondo y le sigo a mi explicación.


Ha sido una semana francamente durísima.

Orlando
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?